Tamaulipas celebra su primera boda gay

Asia es el único continente en el que no se ha legalizado la unión de dos personas del mismo sexo; Europa con 14 países en legalizar las bodas homosexuales es el de mayor apertura; seguido por los de América con seis naciones; Sudáfrica y Nueva Zelanda en África y Oceanía, respectivamente son las únicas en legalizar las uniones civiles de dichos continentes, entre personas afines el mismo género.

Fue en 1999 cuando en el Distrito Federal, se permitieron por vez primera las bodas homosexuales. Le siguieron los estados de Quintana Roo y Coahuila… así poco a poco se han ido sumando algunos otros, pero este cinco de junio en Tamaulipas, se celebrará por primera ocasión y gracias a un amparo emitido por el Poder Judicial de la Federación, la boda entre Jessica Castillo y Paola Fernández, dos chicuelas del sur del Estado.

Hace poco menos de un año, vía redes sociales el movimiento “Matrimonio Igualitario” en Tampico, lanzó una convocatoria para levantar firmas con la intención de solicitar un amparo que permita a las personas del mismo sexo contraer matrimonio, la noticia llegó a Paola y Jessica, quienes decidieron apoyar la causa y luego de unos meses, se convirtieron en una de las 68 exclusivas parejas de Tamaulipas que podrán casarse en cualquier parte del Estado, ellas habían pensado ir al Distrito Federal para unir sus vidas legalmente, pero ahora su sueño lo harán realidad en la zona metropolitana que las vio nacer entre sus familiares y amigos.

La historia de la “boda del año” como la sociedad en general de Tamaulipas ha bautizado este acto de amor, inició en 2008 en Pride un bar como el que describe Juan Gabriel en la rítmica canción del Noa- Noa. Allí, Paola Fernández y Jessica Castillo, cruzaron sus miradas por vez primera, bailaron y bebieron la fiesta de esa noche, antes de despedirse intercambiaron teléfonos y decidieron iniciar con una amistad que se fortaleció con el paso de los meses hasta convertirse en la primera pareja en la historia de Tamaulipas que se podrán casar y la fiesta será este mismo viernes cinco de junio en punto de las 20 horas.

Paola y Jessica crecieron en dos familias católicas funcionales, ambas trabajan; Jessica, forma parte de la plantilla de sindicalizados de la Sección Uno del Sindicato de Trabajadores Petroleros, todos los días acude a desempeñar sus labores en la Refinería Francisco I. Madero; mientras que Paola, es una mercadóloga encargada de la imagen de una firma regiomontana; ambas son unas auténticas aventureras, gustan de la libertad y convivir con la naturaleza, aunque quieren tener hijos ya sea adoptados o por inseminación artificial, este es un tema que no las agobia pues primero que nada está el de vivir a plenitud uno de los episodios más importantes de sus vidas y el de la comunidad gay de Tamaulipas.

“Igualdad y respeto de eso se trata el amor” y esa es la bandera con la que pretenden seguir luchando por su felicidad.

Articulo de http://www.sdpnoticias.com/

Comentarios